06 de mayo de 2011
La física y los jóvenes
Estamos en plena discusión sobre el papel que deben jugar las “Ciencias” en la formación de los jóvenes después de un tiempo de haber celebrado el año de la Física y muchos nos preguntamos si hay gato escondido y todo por el toque de atención que hemos recibido ante las enormes "bajas" que estamos teniendo en el reclutamiento de jóvenes y por el hecho de que nos debemos replantear el papel de la Ciencia y su relación con la Sociedad. Los profesores de Secundaria fueron los primeros en alertarnos del problema que se nos avecinaba. Parece ser que tan sólo una cuarta parte de los estudiantes de bachillerato se asoman al mundo de las ciencias que proporciona la intersección del aprendizaje en Física, Matemáticas, Biología, Química y Geología. En otras palabras, que la mayoría de nuestros jóvenes no poseen ni siquiera el vocabulario para entender lo que les rodea y lo que les vendrá encima. Así pues, no se trata sólo de que los jóvenes deberían estudiar un poquito más de, por ejemplo, Física, sino de que el joven de hoy esté educado con conocimientos que le proporcionen la plusvalía formativa necesaria para vivir en el presente y sobre todo en el futuro.
Todos sabemos por experiencia que lo que no se aprende bien de joven no se aprende nunca salvo que se hagan grandes esfuerzos, ahí tenemos el ejemplo de los idiomas y de las matemáticas. Aún más, está demostrado que para funcionar por la vida hay que poseer conocimiento, tener la paciencia para reflexionar y preguntar y poseer la información suficiente para no descubrir el Mediterráneo a cada paso.

Mi defensa a ultranza de la enseñanza de la ciencia para todos los estudiantes se basa fundamentalmente en los siguientes puntos :

1)la ciencia es una forma de buscar la verdad en una parcela de la actividad humana que nos enseña a construir metáforas de la realidad que en algunos casos son susceptibles de ser matematizadas,
2)la actividad científico-tecnológica en la actualidad conforma un conglomerado de saber poder basado en la racionalidad de sus teorías y realizaciones prácticas.
3)ahora ya no dudamos del supuesto de que si las teorías científicas son correctas los hechos acabarán de producirse de la manera predicha,
4)la ciencia ha sido la gran artífice de la desacralización del mundo moderno y ha delimitado el marco de actuación de las religiones y supersticiones,
5)la ciencia nos enseña el juego de las preguntas racionales,
6)la ciencia y la tecnología son las herramientas que hemos usado para conocer mejor la naturaleza y dominarla en algunos aspectos,
7)la historia de la humanidad ha discurrido de forma paralela a la aparición de paradigmas científicos e invenciones tecnológicas que a su vez han tenido que ser revalidados, y lo deberán ser también en el futuro, por el Derecho, la Ética y la Moral,
8)el lenguaje de las ciencia son las matemáticas y la naturaleza parece estar escrita en caracteres matemáticos,
9)la ciencia está detrás del cambio conceptual que el hombre moderno posee de su propia condición humana y de sus ansias de inmortalidad plasmados ambos en los avances genéticos y robóticos,
10)los sistemas de actuación establecidos por la ciencia, la filosofía y la democracia constituyen en mi opinión la máxima expresión de la racionalidad humana,
11)la ciencia nos ha enseñado a no encubrir los errores y que la apertura de nuevos caminos y paradigmas nacen de preguntas que en su originaria formulación parecen incontestables,
12)incluso participando de algunos cuestionamientos de la forma de proceder de la ciencia, me reafirmo en que la ciencia buscadora de la razón y de la verdad, junto con las otras formas de búsqueda de la verdad que se dan en todas las manifestaciones artísticas e intelectuales forman una maquinaria ideal para abordar el futuro,
13)algunos defienden que las teorías científicas y modelos derivados de sus trabajos constituyen el mejor marco conceptual para explicar las relaciones sociales y políticas de los humanos. Yo además pienso que eso es así porque la ciencia estudia la naturaleza y los humanos estamos predeterminados por nuestra condición de “natural”. En el futuro es posible que la cosa sea diferente, pero eso dependerá de la ciencia y de la tecnología.

Mi experiencia me dice que no hay conversación que verse sobre la evolución de la economía o el devenir de la humanidad o el clima que hará pasado mañana o como tomar una decisión o como saltar más y jugar mejor al fútbol en la que no intervengan un gran número de ideas y conceptos científicos. Pero si además escuchásemos lo que se dicen y nos dicen los psicólogos, filósofos, legisladores, médicos e historiadores resulta que la ciencia también se manifiesta como un ingrediente importantísimo del mensaje. Por que ¿qué son la medicina nuclear, la radioterapia o los fármacos a la carta? ¿no se generó la idea de la ley jurídica a imagen y semejanza de las leyes físicas? ¿como transitan los legisladores y estudiosos del Derecho de los peligros naturales a los riesgos tecnológicos? ¿ cómo explicar la búsqueda de la vida “no natural”? ¿qué quedará del hombre cuando sus neuronas estén conectadas a chips?
En definitiva, creo que deberíamos adecuar la enseñanza de la ciencia al tiempo que nos viene que no es otro que el de la búsqueda de la réplica de la vida y del conocimiento en un marco extremadamente complejo lleno de ruido que dificulta sobremanera llevar a cabo la decisión o elección correctas.

Así pues, defiendo que hay que enseñar más ciencia al conjunto de nuestros estudiantes. No se trata de enseñar un poco más de todas las materias científicas sino de enseñar la ciencia en su conjunto. Todos los jóvenes al acabar la secundaria deberían tener “ideas” claras de lo que es la genética, la biología y química moleculares, el darwinismo, la física cuántica, la relatividad de Einstein, las “comunicaciones”, la datación geológica, la cristalografía, además de poseer capacidad de analizar problemas de álgebra y realizar cálculos que permitan entender y trascender, por ejemplo, de las noticias económicas de los periódicos y de las “isobaras” de la tele.

Soy consciente de que lo que digo en este artículo es de difícil articulación en el sistema actual, pero ahora que se habla de cambiar contenidos quizás todavía estemos a tiempo de deshacer y de hacer para que nuestros jóvenes se realicen como homo sapiens y homo faber. En otras palabras, se trata de fomentar entre nuestros jóvenes las preguntas de siempre y otra nuevas, las científicas, que broten de los tradicionales ¿qué? ¿por qué? ¿cómo?

Javier Tejada

Catedrático de Física de la UB

comentarios
nombre/nick:
 
email (no aparecerá publicado):
 
Por favor, demuestra que eres human@ y escribe el número 7 en letras:
 

últimos comentarios
redes sociales

síguenos en  →  facebook   twitter

promotores
fecyt
© 2021 desiderata